Proceso

monica martí estudio paisajismoTodo lugar tiene su encanto, o lo que los clásicos llamaban Genius Loci. Me gusta encontrar esta cualidad en cada lugar, y además, averiguar cual es el factor limitante. A partir de estas premisas, busco un leitmotiv, un hilo conductor para cada proyecto.

De la misma manera, cada cliente tiene una relación particular con la naturaleza. Conocer esta relación me ayuda a definir las características de cada encargo. Entender sus necesidades e interpretar sus deseos son también partes esenciales de cada proyecto. Transmitir mi pasión, compartir la ilusión y conseguir una empatía es parte del camino.

Partiendo siempre de un plano topográfico inicial, elaboro un anteproyecto en constante diálogo con el cliente. Después desarrollo el proyecto ejecutivo con todas los requerimientos técnicos.

Proyectar un jardín es ir más allá de una imagen fija y una representación gráfica. El jardín es un proceso en constante evolución.


Mónica Martí jardines dirección de obra

La dirección de obra es el trabajo que no se ve, pero técnicamente muy necesario para el buen desarrollo a largo plazo de un jardín. Selecciono todos los materiales, coordino a los industriales y escojo personalmente cada planta en el vivero correspondiente. Visito la obra regularmente hasta la entrega. Una vez finalizada, realizo el seguimiento del mantenimiento. A partir de aquí, actúo como interlocutora entre propietario y jardinero para no perder el hilo conductor inicial.

Me gusta seguir visitando “mis” jardines regularmente para hacer los cambios que el paso del tiempo requiere. Me encanta ver cómo cada jardín crece, envejece y embellece.